LAS APARIENCIAS ENGAÑAN; SOBRE TODO SI SE TRATA DE CATALUÑA

Esta semana dejaré el protagonismo a un personaje que descubrí en la biblioteca de mi padre y por dicha razón, nada sospechoso de alejarse un milímetro del pensamiento conservador. Mi juventud transcurrió escudriñando cada uno de los tomos, con la esperanza de encontrar -entre unos autores escogidos por motivos ideológicos-, algún desliz liberador que permitiera un respiro a mi alma atormentada por la intransigencia. En un principio no me consideraba con autoridad moral suficiente, para echar nada en cara a mis progenitores, porque a pesar de que eran auténticos integristas del nacional-catolicismo -20 años después de Franco-, estaban realmente convencidos de que lo que hacían era lo correcto. No se sentían ni mucho menos aislados; vivían su mundo en un medio totalmente propicio, dentro de una determinada burguesía madrileño-vallisoletana. Ahora sin embargo dudo y pienso que mi juicio ha podido pecar de excesivamente indulgente. Demasiadas veces me he preguntado: ¿Cuántas barbaridades se habrán cometido en el mundo por parte de unos protagonistas que consideraban que hacían lo correcto? Esta duda seguirá persiguiéndome,  pero hay algo que por mucho que lo intento no he podido perdonarles: que me casarán -recién salida de una adolescencia prácticamente secuestrada-, con un oficial de la guardia civil que ha robado y dañado los mejores años de mi vida. Ya sé que puedo aparecer como una pija tonta a los ojos de muchas personas que han vivido en un mundo completamente distinto al mío, pero creo que nadie está legitimado para  juzgar si no ha pasado por la misma experiencia.

Franco-Fraga    Casi sin darme cuenta, me voy por las ramas. He encontrado en este blog una válvula de escape para liberar mis traumas. Mi intención era lanzarlos al aire sin más; una especie de ritual purificador, pero poco a poco, mi preocupación ha ido en aumento al constatar que no solo existen personas respetuosas, interesadas en mis vivencias, sino que además me hacen llegar mensajes de aliento. No tengo palabras; amo a los catalanes.

Volvamos al personaje del que les hablaba al principio: En 1905 empezó su colaboración en ABC y en 1914 se vino a Barcelona, ciudad donde no todo el mundo conoce que se fraguó la generación del 98. Sus escritos en La Vanguardia adquirieron  gran relevancia. Fue 5 veces diputado y ejerció de subsecretario de instrucción pública. Se negó a aceptar cargos políticos del dictador Primo de Rivera. En 1924 fue elegido miembro de la Real Academia Española. Al estallar la Guerra huyó de Madrid perseguido por el Frente Popular y se refugió en Francia. Al terminar la contienda, fue agasajado por el franquismo (es por este motivo que mi padre le dio entrada  en su biblioteca).

¿Cual es la noticia? Pues que a pesar de todos los pesares escribió esto sobre Cataluña:

 “Para decidir en el asunto Cataluña se puede leer o no leer; se puede leer mucho o no leer nada. Si no se lee nada, se acepta el resultado de un largo proceso de siete siglos y se da el fallo favorable a Cataluña. Todas las disciplinas: la historia, el derecho, la filosofía de la historia, la historia del derecho, la estética, la etnografía, el folklore, la poesía erudita, la poesía popular, la novela, la sociología, el derecho consuetudinario, la filología; todas las disciplinas, en suma, estudiadas para demostrar que Cataluña tiene una vitalidad propia, que Cataluña es una nación. Las teorías que antaño corrían como válidas han sido reemplazadas por teorías nuevas. Creíamos conocer el ideario de los catalanistas, y tenemos que estudiar de nuevo sus programas; otras doctrinas están ahora en curso. Los hombres se suceden y las ideas también. Seguir las fluctuaciones de la nación catalana desde la Edad Media hasta el presente es contemplar el más bello panorama. Una historia de siete o más siglos y cuatro centurias de inquietud. De inquietud para Cataluña y de preocupación para el resto de España. No ha habido sosiego ni para Cataluña ni para el resto de España en este largo periodo. Y es hora de que la inquietud y la preocupación terminen. Cataluña tiene derecho a vivir su vida. El resto de España debe, sin más dilación, hacer que Cataluña viva su vida. ¡Que acabe la fiebre de cuatro siglos! Todo debe hacerse con elegancia y pulcritud”

Azorin II    Por cierto, se me olvidaba; el personaje se llamaba José Augusto Trinidad Martinez Ruiz, un nombre si cabe, tan rimbombante como el mío, aunque a mí, mis amigos me conocen como Pili y a él todo el mundo lo conoce como Azorin.

 

 

 

Anuncios

6 comentarios en “LAS APARIENCIAS ENGAÑAN; SOBRE TODO SI SE TRATA DE CATALUÑA

  1. Gracias por tus artículos. desde que te descubrí ( aún no se cómo), te sigo. Me gusta que que llames a las cosas como son. No como a algunos les gustaría que fueran ni como algunos dicen que son. te animo a seguir. Saludos.

    Me gusta

  2. Escribo para agradecerte que escribas tan bien y decirte que tu historia me ha conmovido mucho. Estoy seguro de que mucha gente no te juzga, al contrario, siente lo mismo que yo y sigui tus escritos con interés.

    Me gusta

  3. El gran problema de Cataluña es la indefinición. Al mismo tiempo, ello supone la baza oculta del estado español en este juego de naipes del “proceso catalán”: mantener a Cataluña en su limbo de incerteza. No hay mejor forma de dominio, que aquella en que el sujeto permanece sometido por su propia incerteza, sus dudas. Como en la frase de Séneca: aquel que no sabe a donde se dirige, ningún viento le será favorable. Por primera vez en la historia, Cataluña pide una consulta para saber qué quiere Cataluña. Eso es lo que el estado español teme: que Cataluña sepa lo que quiere. Incluso el más ferviente independentista, en el fondo sabe que no sabe lo que su pueblo quiere. Sólo sabe lo que quiere él como individuo, o lo que quiere su entorno y sus conocidos, pero no el país. Nadie ha demostrado todavía con urnas que Cataluña quiera la independencia. Ese es a mi modo de ver, el meollo del asunto, y en el CESID lo saben. Mientras permanezcamos en esta inopia historica, nos seguiremos debatiendo sin saber lo que queremos como pueblo, y por eso toda la variopinta gama de sinsentidos en torno al proceso. Y el que diga que Cataluña sabe lo que quiere, se autoproclama un oráculo porque eso no se sabe hasta que se demuestre, por muchos miles y miles que se manifiesten. Hay independentistas cuyo idealismo a ultranza les impide aceptar que que la consulta (que no referendum) pueda ser a nivel estatal, y por ello mismo se cierran a la posibilidad de definir lo que Cataluña quiere. Se aferran a que el TC no es quien para decidir por encima del pueblo catalán. Yo tampoco lo creo, pero pienso que hay que ser más pragmáticos. Y eso es el principio de todo: lo que Cataluña quiere. Todavía no hemos empezado por el principio. Sería a partir de ese principio, saber lo que queremos, por lo que valdria la pena luchar. Hasta entonces, se estarà luchando un poco a ciegas…

    Me gusta

  4. Es curioso Azorin.
    Azorín se retiró con edad avanzada a su pueblo, Monòver, al sur d’Alacant. Un dia vinieron unos académicos a visitarlo y observaron que no soltaba ni una en Castellano solo hablaba català vell de Monòver, el Alzehimer invadia su cuerpo y afloró la esencia que componia Azorin. Su Valenciano materno y natural en el wue se crió.

    Me gusta

  5. Eras muy buena chica. Si hubieras sido más rebelde habrías sufrido más pero te habrías ahorrado aquél matrimonio. Es el primer post tuyo que leo y me ha gustado. Ahora que has madurado tienes la valentía de defender lo que tienes claro que debe ser defendido en contra del pensamiento mayoritario. Desgraciadamente, la mayoría de gente cuyas familias son como la de tus padres (que más que franquismo sociológico, pasivo, eran de un franquismo “ilustrado” y militante), se han mantenido en esa línea y tienen el poder en España. Incluso gente que se considera de izquierdas, como muchos del PSOE y los dueños de El País. En el fondo son conservadores y en lo tocante a Cataluña auténticos falangistas como sus padres. En España la gente con cultura democrática no tiene masa crítica. (En Cataluña y alguna otra comunidad sí.) Quizá con Podemos se aglutine de una vez una masa que haga prender la democracia en mentes hasta ahora aborregadas. La prensa es culpable de la involución democrática en España. Especialmente El País, por confluir con la prensa reaccionaria en lugar de combatirla en el tema de los “nacionalismos”.

    Un abrazo con todo el cariño desde Cataluña.

    Me gusta

  6. Me encanta como escribes, Pili. El final de este post, por ejemplo, me parece redondo, impecable, de pluma de altos vuelos. Y sobre el fondo, ¿qué decir? Traspúas autenticidad y sentimiento. Y por si fuera poco, tocas temas que a mi me tocan el alma. Te acabo de descubrir y te tengo ya entre mis blogs favoritos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s